jueves, 6 de noviembre de 2014

Publicado en "El horizontal", el pasado 2-11-14

Las crónicas de Suko, de Javier López

Cuando un libro aterriza en mis manos, sin importar el género, lo leo de principio a fin. Tal vez los argumentos con los que me encuentro no sean o no tengan mucha relación con el nombre que da título a la novela, a veces, el contacto visual con una portada atrayente, tiene mucho que ver y es una apuesta arriesgada que, la mayoría de las veces en que lo he hecho, no me he equivocado, espero seguir teniendo buen ojo para ambas cosas.
1907979_298517193639156_1151517278858772133_nEl libro que voy a comentar en esta primera reseña, se trata de “Las crónicas de Suko”, un libro de ciencia ficción en el que no estaba muy segura si me iba a sentir cómoda leyendo, no es un género que me resulte particularmente atractivo, sin embargo, al leer esa primera hoja, la invitación a seguir fue inevitable y es que, aunque se tenga que utilizar esa etiqueta cuyo único fin es clasificar, este libro no es solo eso sino que, entre otras muchas variantes que observé con su lectura, habla de sentimientos y sobre todo, de amistad, todo esto en un marco de situaciones muy graciosas lo que hace que sea una novela “fantástica” muy completa.
La aventura comienza en el año 2448, presentándonos a un joven igual a cualquier otro que, posteriormente, resultará ser el protagonista de la historia, Suko, cuyo inicio hace dudar si ya estamos inmersos en la novela o si este muchacho está en medio de un sueño, a pesar del año que corre, aún vive con su madre y se prepara como cadete, en una base aeroespacial, para llegar a convertirse en piloto algún día.
En esta base y dirigido bajo las órdenes del General Hogan, es elegido para viajar al pasado, específicamente al año 1980, su misión será dar con el paradero de un individuo llamado Yarod del que deberá recoger algunas muestras genéticas, pues en el futuro, será quien ocasione la destrucción de esta plataforma a la que ya he hecho referencia.
Por otra parte, Odín, amigo inseparable, historiador especializado en los hechos que tuvieron lugar durante el siglo XX, inicia el viaje a 1980 donde vivirá variadas aventuras y se relacionará con una chica cuyo papel repercutirá en ese futuro desde donde ha venido, no obstante volverá sin sobresaltos y comenzará a prepararse para el segundo viaje, el nuevo destino será el año 2010.
En tanto, el segundo viaje, deberá enfrentarse a muchas dificultades que sorteará con gran astucia utilizando su ingenio, la amistad y el mismo compañerismo, se convertirán en el eje principal y quedarán de manifiesto hacia sus amigos Odín, Oli  y el propio General Hogan, demostrando su valía en más de una ocasión a través de situaciones que en la práctica, serían imposibles, optará, incluso, por poner en riesgo su propia vida con tal de salvar la de los demás.
Viajar al pasado llama la atención y muchos han utilizado este recurso para crear historias, cuentos e incluso películas, este libro bajo el título de “Las memorias de Suko”, acopia algunos de estos “relatos”, los organiza, pone su sello y trata, a través de estos viajes, de arreglar el futuro cuyos resultados serán variados, las aventuras inquietantes y un final de cinemascope.
En definitiva y a destacar, un libro que no solo te llevará en estos viajes estelares, sino que también reúne emoción, buen humor, suspense los cuales está tratado por manos expertas que le han dado los matices justos para que esta ficción también tenga humanidad. Un gran acierto de Editorial Libros Mablaz en dar la oportunidad a jóvenes valores de la literatura.