viernes, 4 de septiembre de 2015

La realidad es la otra. Ricardo Muñoz Fajardo. Reseña

La realidad es la otra
Ricardo Muñoz Fajardo, pinchar en: Biografía 
Editorial Libros Mablaz
Disponible en la Web, pinchando en: La realidad es la otra.
Páginas:  176
ISBN: 978-84-943743-7-1

Información, Reseñas, de los libros de Ricardo en Libros Mablaz a través de enlaces pinchando en: Biografía 

Sinopsis: 
La tercera aparición de Lucía Blázquez se configura en torno a su relación con el grupo de hombres que se establecen en torno a ella: su hijo Pablo, Manuel, su pareja, y su nuevo compañero Óscar Pons. Los asuntos de trabajo nuevos son muy rutinarios, casi de poca monta, y cada vez se hace más tangible que la subinspectora deberá dejar su puesto en la comisaría de La Latina para ejercer en la Brigada Provincial.
Lucía respira tranquila en este tiempo de sosiego, aunque las huellas de las muertes de Niño y el asesino de la pistola siguen indemnes en ella.
Hasta que reaparece el caso de un cadáver duramente maltratado cuando aún fue persona porque los terribles hechos son fuente de inspiración de una escritora de novela negra de éxito...


La portada está realizada a partir de dos dibujos de Lola García Roldán.

Mis impresiones:
Mari Carmen Lopez

¿Qué es La realidad es la otra?
Ricardo a menudo le pone título a una novela haciendo un guiño a la historia y del que no sabremos el significado exacto hasta llegar al final. Ese final que nos traerá todas las soluciones.

En esta novela nos “movemos” por una comisaría de barrio de la ciudad de Madrid con una subinspectora, Lucía Blázquez, que los lectores habituales ya conocen un poco, y los que no, la descubrirán a través de sus investigaciones, su día a día y en sus relaciones cuando se quita el uniforme.

La trama incluye a una escritora y periodista en busca de material para escribir su siguiente libro y algo obsesionada con la vida y trabajo de Lucía.

Historia de crímenes, suspense… que nos tiene pensando a veces como un detective, que nos asombra con los giros pero que también es una novela amena que nos introduce con naturalidad en los pensamientos y trabajo de una escritora, y que nos muestra que un policía también tiene vida propia y problemas.


En realidad la trama y el libro se funden. Sin temor a desvelar el contenido os puedo contar que la escritora es investigada ya que en su último libro describe perfectamente un horrible crimen que en su día quedó sin resolver. ¿Qué relación hay entre un libro y un asesinato?, es algo que hará que mientras leemos sopesemos si la escritora está involucrada, que nos hará dar pasos hacia delante y hacia atrás al mismo tiempo que los policías.
“…-El asesinato de su libro –Blázquez posó su mano izquierda, sobre el ejemplar de mi obra-, es exactamente igual a un caso sin resolver que se produjo en las inmediaciones del río Manzanares, hará ahora unos tres años y medio.
        Callé para asumir el alcance de las palabras de la policía. No cabía duda, yo era sospechosa del crimen para ellos. Seguramente no la única, pero eso no fue ningún alivio para mí.
                -Puede deberse a una casualidad –repliqué con el poco aplomo que conservaba-. Las características del crimen son fruto de mi imaginación, no hay ningún modelo real en él.
                -Los ensañamientos en el cadáver son prácticamente iguales a los que figuran en el sumario del caso…” (momento en que interrogan a la escritora).

A mí personalmente, desde que une estas dos historias ya consigue que esté pendiente de cada línea. La intriga y el desarrollo de esta investigación me tiene barajando datos mentalmente parte del día, hasta que puedo seguir leyendo y los personajes me arrastran a través de las páginas.

A los lectores habituales de suspense puedo deciros que esta no es una simple novela policiaca, que aun resolviendo las pistas nada es lo que parece y que si yo apostara, os retaría a que aun faltando pocas páginas os atrevierais a resolver lo que ocultan sus líneas. Un misterio que, llegando al final de este libro, os dejará pensando en la trama desde el principio, reubicando todos los hechos, pensando en toda la historia, colocando las piezas en su lugar, y,  a la vez que a la cara aflora una sonrisa, pensar: Ricardo, eres buenísimo, ¡cómo me has liado!

Pues eso, Ricardo, ¡no me queda más que decir!
Atreveos con una buenísima trama con el inconfundible estilo de Ricardo Muñoz Fajardo, que hace que sus novelas sean tan cercanas.


Si queréis ver el trabajo de Portada, pinchando en:  Imágenes y Portadas Mari Carmen, Blog

Blog de Ricardo Muñoz Fajardo: La realidad es la otra