viernes, 24 de abril de 2015

Memorias de un viejo octogenario. Antonio Florido.

Memorias de un viejo octogenario
Antonio Florido, pinchar en: Biografía del autor
Editorial Libros Mablaz
Disponible en la Web, pinchando en: Memorias de un viejo octogenario
ISBN: 978-84-942153-7-7
Páginas: 144

Otros títulos del autor en la editorial, pinchando en el título: Ojos de pez  - Veinte perros muertos

Sinopsis:
Siguiendo la línea del escritor, éste nos propone un relato sobre la vida de toda persona que, una vez transcurrida, se asoma ante el espejo y mira el drama de su existencia personificado en la figura de Germán.

Tener conciencia de la vida y de la muerte, de su espera y cercanía, genera energía para superar las vicisitudes del tiempo.

La sociedad actual, pragmática y utilitarista, ha hecho de los asilos verdaderos “cementerios de elefantes”, salas de espera donde recordar y purgar la propia vida. La vejez, sabia por otra parte y como no podría ser de otro modo, está impregnada de recuerdos y de amnesias para hacer llevaderos los momentos de espera y de salvación.

Mercedes Barrera Martínez

 


Impresiones.
Mari Carmen López:


Un libro realista que recientemente ha sido galardonado con el XXV Certamen Nacional de Novela Ategua.
Memorias de un viejo octogenario, ese es el título y esa es la historia…

Necesitaba una lectura distinta y sumergirme en ella. Esta novela llegó a mis manos y puedo decir que es una gran historia. No tiene misterios, pero cala muy hondo.

El autor nos “lleva” a una residencia de ancianos, no hay nada oscuro, no hay vidas paralelas que tengamos que seguir, solo una historia tan sencilla como real, tan estupendamente contada, con crudeza quizás, pero también con naturalidad.
La historia de un octogenario que ve su vida desde fuera, que cuando más  consciente es de que el tiempo se va sin remedio, más se abandona a sus recuerdos.
La vida lo lleva a la residencia, después al hogar de su hijo… convive con unos y otros intentando no molestar, llorando en silencio mientras el tiempo se le escapa.

De la historia no puedo decir mucho más, hay que leerla, hay que vivirla.
Del autor puedo decir que es increíble cómo nos hace sentir espectadores de esos momentos de la vida de Germán. Todos vemos la vejez a mayor o menor distancia y la mayoría la apartamos de nuestros pensamientos, esta historia nos la pone de frente. Esto no es ni malo ni bueno, es simplemente vida de la que no queremos desprendernos y esta novela nos hace ser conscientes del  poder de un abrazo, de una sonrisa, del calor de una mano sobre la piel envejecida.

Felicidades al autor,  Germán estará en mis recuerdos por mucho tiempo.